lunes, 9 de mayo de 2011

¿Higiene o recreación?

El dilema con la ducha es que no querés entrar -por lo menos en mi caso, jaja-, y una vez que entraste no querés salir más.
Ducharse es como una especie de adicción, no podés dejar de ducharte, o por lo menos no por más de dos días. No solo porque quede mal estar sucio, sino que también porque no tendrías ese tiempo, esos 15 minutos para poner al mundo en pausa, sacarte toda la mugre (la mugre en todo sentido) y respirar hondo. En mi caso, la ducha es como un "templo", me sirve como un espacio para meditar, para pensar tranquilo y relajarme, pero para otros es un trámite, algo más en la rutina de todos los días, un paso más antes de salir a trabajar, a estudiar, a tomarse una birra a un bar.

Son las pequeñas cosas de la vida. Cantar en la ducha o simplemente disfrutar del agua golpeando suavemente tu cabeza y recorriendo tu cuerpo hasta irse por la cañería, y al estar esta tapada, hacer que se inunde el baño y te rías mientras limpiás el quilombo.

Ahora bien, eso de salir de la ducha y cagarte de frío hasta que monoteás la toalla es una peste!!!

5 comentarios:

Hernán dijo...

Jajajjaj Tal cual jr. A veces la ducha es el momento de meditación, como cuando te acostás a dormir.. cuesta desvestirse para acostarse con frio, y despues no te querés levantar ni ahi.
Aunque también otras veces no hay tiempo para andar disfrutando de la ducha, y se hace de rutina. Coincido mucho. Muy buena publicación.

Agus dijo...

Me hace acordar a cuando somos chicos, que no querés entrar, pero después te ponés a jugar y no querés salir. Con la edad dejás de jugar en la ducha (excepto cuando cantás, muchos se imaginan siendo famosos) pero pensás, y de eso se trata, de distraerse, y bueno, no hago más que repetir lo que publicaste.
Muy bueno!

Jr. dijo...

Gracias por la apreciación!

Anónimo dijo...

vos no queres salir de la ducha porque te matas a pajasss

Jr. dijo...

Jajajaja, eso no se me había ocurrido! Tendría que haber incluido a los que se masturban en el baño.