viernes, 2 de marzo de 2012

En la otra vereda

Me hiciste sentir tan solo... No fue más que un arrepentimiento de último momento, pero igual me hizo tan mal... Solamente no cruzaste la calle y por eso estoy triste! ¿sabés lo estúpido que me siento? Yo podría haber cruzado pero no hubiera sido lo mismo, vos sabés, a mi me gusta estar seguro antes de hacer las cosas.

¿Y ahora que te puedo decir? Ni siquiera sé si realmente me escuchás cuando te hablo. Tal vez solo hayan sido algunas miradas cruzadas, pero cada vez que veía que me mirabas se me dibujaba una sonrisa en la cara, y a vos también... Pero ahora no se, porque vos no cruzaste la calle, aunque tus amigos te empujaban y sabías que yo te esperaba no cruzaste... me dejaste tan solo...

4 comentarios:

Jazz dijo...

Muy bueno.
¿Soy yo o cada vez estás escribiendo mejor?
La verdad, muy bueno.

Jr. dijo...

Muchísimas gracias! Espero que no seas vos y sea progreso, jaja.

Saludos!

El Peteo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Qué bajón el momento. Todo un tema el quién cruza la calle, en el sentido más amplio; bueno, vos lo dijiste, quién de los dos da esa seguridad...

saludos, dario.