sábado, 17 de marzo de 2012

Tal vez la felicidad no se encuentre persiguiendo los sueños propios, sino realizando los de alguien más.

2 comentarios:

Darío dijo...

Posta. Y suena, no sé bien cómo decirlo, pero hasta mucho más noble quizás.

Jr. dijo...

Cierto, le da un tono menos egoísta.