martes, 28 de enero de 2014

La magia del lago



Tres gotas caen de su frente, ahora mira por la ventana y se ve a si mismo hace un rato: Nervioso, impaciente... Los reflejos tienen eso, nos dan una mirada pasada de nosotros mismos. Cuando nos vemos reflejados cambiamos, el que éramos pasa a ser la persona que está del otro lado del espejo, la persona que hay que cambiar porque no nos agrada, o simplemente, no nos reconocemos en ella.
No sabe quién es, pero ahora está tranquilo, porque sabe que no es más el que vio reflejado.

No hay comentarios: