domingo, 27 de abril de 2014

Correr

El niño mira a ambos lados: tiene espacio para correr. Se emociona, empieza a avanzar paulatinamente y explota de repente en una carrera a toda velocidad hacia la inmensidad. No sabe ni es conciente de que en su acto simple e impulsivo se encierra el abstracto concepto de  la "Libertad", pero es libre, completamente libre durante 10 metros, hasta que se cansa, se detiene, y el mundo vuelve a girar.

No hay comentarios: