jueves, 5 de junio de 2014

Amor

Mi abuelo está semi-inconciente en terapia intensiva luchando por su vida, como lo hizo cuando lo atropelló un colectivo, o como cuando tuvo su infarto. Mi abuela, su compañera de toda la vida, lo visita en todos los horarios habilitados y a veces hasta se las arregla para entrar "de contrabando".
Sentados en cálida charla familiar Ella nos cuenta que hoy, como siempre, le sostuvo la mano, y mi abuelo, todavía en su estado de semi-inconciencia, la apretó con las pocas (enormes) fuerzas que tiene.
A mi se me eriza todo el cuerpo y me dan ganas de llorar de ternura. En un segundo, en ese gesto, fue como entender todo: eso es el amor.

No hay comentarios: