miércoles, 28 de octubre de 2015

Pegarla

En una semana choqué contra mi realidad, me deprimí y después me puse muy contento. Hago música porque me gusta, porque me siento bien haciéndolo, me hace bien, me libera, me desconecta de este mundo horrible donde vivimos y me enseña que también es hermoso. Nunca dejaré de dedicarme a la música, pero no voy a dedicar mi vida a la música.
Cuando me dí cuenta me entristecí mucho, hace tiempo que uno de mis sueños es hacer canciones, ensayar con amigos, tocar y vivir de eso.
Estudio socilogía, en poco tiempo aprendí que el hecho de tener que trabajar para vivir es una contigencia histórica, uno no vive y su trabajo es sustento de su vida, uno simplemente vive y hoy en día para vivir hay que trabajar y ganar plata.
La cuestión es que finalmente me dí cuenta de que sí vivo de la música, de que día a día cumplo mi sueño, porque hago canciones, ensayo con mis amigos, toco de vez en cuando, y todo eso me da vida, me alimenta el alma... tanto como compartir mi vida con Belén, la persona que amo, o pasar tiempo con mi familia y amigos, tanto como estudiar sociología o de vez en cuando jugar un partido de fútbol.

Quiero dedicar mi vida a vivir, así de simple, y es imposible saber de qué se trata o qué hay que hacer, uno lo va descubriendo, se va dando cuenta en el camino.

"Pegarla" es darse cuenta de que no hace falta.

No hay comentarios: