miércoles, 4 de noviembre de 2015

1. La cuestión del tiempo

En cruce de mis problemas existenciales, mi aprendizaje filosófico y teórico en la facultad y mis propias conjeturas o mejor dicho mi propia filosofía, fruto de mi aprendizaje y percepción de la realidad*, voy a escribir un intento de desarrollo teórico, basado en una especie de sistema filosófico que de a poco voy a ir elaborando.
Por ahí voy mezclando lo filosófico con lo teórico porque esto no tiene ninguna aspiración académica, por lo tanto no tengo un método ni un objeto determinado de estudio, simplemente escribo acerca de lo que me pasa en la cabeza por mero entretenimiento y placer, y, tal vez, también como ejercicio para ordenar mi pensamiento.

1. La cuestión del tiempo

Noción de temporalidad: Tiempo - Movimiento

El tiempo es hijo del movimiento, está inscripto en él . En realidad no existe el tiempo, por lo menos no pensado* como pasado presente y futuro, ni siquiera como parámetro objetivo. El tiempo es simplemente un instrumento para medir la dinámica del movimiento en el espacio, enunciar el tiempo es decir el movimiento.
Lo que existe es una noción de temporalidad, de que todo está en movimiento, entonces fué y podrá ser, pero en realidad simplemente está siendo. Mañana nunca llega, siempre es hoy, siempre es ahora. El tiempo es una noción rítmica del movimiento, una objetivación que nos permite ubicarnos en el espacio, delimitar u ordenar la dinámica del movimiento, medirlo.

El tiempo es el mayor acuerdo construido por el hombre para organizar la vida.

*No percibimos la realidad, sino la realidad traducida en el lenguaje.

*El tiempo es pensado, se forma en el sujeto, no es externo a él, es una construcción (del lenguaje).

No hay comentarios: