lunes, 9 de noviembre de 2015

Desborde de primavera ausente

El devenir y el ir son lo mismo,
dos caras
de una misma moneda de incertidumbre;
las condiciones objetivas de la existencia.

Soy un manojo de carne
ocupando un espacio,
un cuerpo chocando con otros cuerpos,
una intención mal entendida.

Lo que hay en el medio
son los lapsos,
eso que llamamos tiempo,
lo que tardamos en volvernos a ver.

Los ojos tapados,
todos,
los de todos.
Los tenemos, pero no podemos ver.

No hay comentarios: