domingo, 2 de octubre de 2016

El otro día mi sobrinito estaba dibujando un "portal al infierno". Me dio curiosidad saber qué entendería un nene de 5 años por "infierno", así que sin dar muchas vueltas le pregunté qué era para Él el infierno y si realmente creía que existe.

"Sí, existe. Es un lugar en el que hay mucha, mucha, pero mucha nieve, y solo eso, mucha nieve y nada, nada más"

Basicamente me respondió que el infierno es un desierto.
Al principio, antes de preguntarle, temiendo una de esas concepciones religiosas de "lugar a donde va la gente mala", le dije que el infierno no existía, pero tras su respuesta recapacité: bajo su concepción de infierno -un desierto-, éste sí existe y, de hecho, está por todos lados y en todas las personas en esta horrible sociedad capitalista.

No hay comentarios: